Executive Director’s Blog: Refining our Priorities

The Building Healthy Communities: Long Beach Steering Committee recently approved an update to our Community Action Plan, which identifies key goals and strategies to guide our work for the next three years. This is the third update to the plan which has been shaped by the input of hundreds of residents and organizational leaders over the years.  

Here are some of the major highlights that showcase how we’re thinking about and approaching our efforts to improve health in Long Beach.

Moving beyond “capacity.” One of my favorite nonprofit bloggers takes on jargony terms that are commonly used in nonprofits here and here. Lately, I’ve been especially adverse to “capacity” and “capacity building” due to the terms’ overuse and lack of specificity. In our last community-action plan, we had a target change related to “building and exercising capacity” and often conversations in our work are about evaluating an individual’s or organization’s “capacity” to do something. I once told a Spanish-speaking group “he doesn’t have the capacity to facilitate this group.” Through the intermediary of an interpreter, one of the members assured me that surely this person did have the capacity to facilitate the group. What I meant was that he didn’t have the time or resources to take on that aspect of the work, but what she heard was me saying that he didn’t have the ability, skills, or know-how needed. Instead of relying on jargon, let’s be concrete. To this end, instead of building “capacity,” our new target change aspires to build “community knowledge, leadership, and power.”

Addressing race and economics. When we talk about health inequities and the seven-year life-expectancy gap that exists in Long Beach, we should not avoid talking about how these disparities are rooted in political and economic systems that perpetuate racial inequities. Where the previous community-action plan rarely mentioned race explicitly, the new plan emphasizes improving “public policy and systems practices and center[ing] racial and health equity in policy making.” It also specifically names eliminating racial disparities in the criminal-justice system and school-discipline practices.

We also added a target change around “economic inclusion” even though our primary funder, The California Endowment, doesn’t fund most of these strategies. Economic strategies are part of our plan because we know that this is a critical component of health and well-being in our community, and many of our organizational partners are already taking on aspects of this work. Additionally, as we think of our work beyond The California Endowment’s funding of the 10-year Building Healthy Communities initiative in Long Beach, it’s important that our community priorities are named regardless of funding streams.

Expanding definitions of safety and justice. In our last plan, we said we wanted to “prevent violence.” The time around we’re talking about “justice reform” and “safe and just communities.” Our thinking on and work around these issues has significantly developed over the past three years. We want to put our effort into expanding the conversation around safety beyond policing and incarceration to “community-based, prevention-oriented spending priorities, including mental health, substance abuse, youth development, and jobs.” Our plan also emphasizes trauma-informed approaches, and leadership development and organizing around community definitions of safety in our neighborhoods and amongst those returning from jail and prison.

Connecting issues. As our community-action-plan-update team synthesized the feedback from workgroup members, the steering committee, and others in the community, we found it necessary to pair up and align certain target changes of the community-action plan with others. Representatives from the youth and parent-organizing work made sure to work on their changes and strategies, for example. The parent-organizing piece is especially exciting because it’s an emerging aspect of our work, and although parents and young people often focus on different aspects of school climate and practices, it is inspiring to see where they are able support one another. Similarly, folks working on environmental health and neighborhood land use worked on shared language and joint strategies to inform their work and collaborations moving forward.

Of course, this is the work we do every day, not just in a plan update. We are constantly making connections between the issues we work on: the connection between housing, and education, and safety, for example.

There is a quotation I often come back to–something a now deceased Los Angeles-based activist said that I heard in a documentary nearly 15 years ago: “An activist, I believe, has to be one who moves away from narrow single-issue focus and links up with people in a larger struggle.” Don White’s words reinforce to me why the Building Healthy Communities initiative is powerful. We are not alone in our silos–our struggles for dignity and justice go beyond one issue or identity.

Check out the full community-action plan in English and Spanish, as well as a summaries of the target changes here.

Dr. Christine E. Petit serves as Executive Director for Building Healthy Communities: Long Beach, which is part of The California Endowment’s statewide effort to improve health outcomes through community engagement and policy change. She also serves as Chair of the City of Long Beach’s Board of Health and Human Services. Christine is co-founder of the Long Beach Time Exchange—a time-banking community based on the premise that everyone in Long Beach has something to contribute to our city. Christine holds a Ph.D. in sociology with emphases in social change and race and class inequality.


El Comité directivo de Building Healthy Communities: Long Beach recientemente aprobó una actualización de nuestro Plan de acción de la comunidad, lo cual identifica metas y estrategias claves para guiar nuestro trabajo en los próximos tres años. Esto marca la tercera actualización al plan, guidado por las sugerencias de cientos de residentes y líderes de organizaciones a lo largo de los años.

Aquí les presento unas partes que quiero destacar que muestran la manera en que estamos pensando y trabajando en los esfuerzos para mejorar la salud en Long Beach.

Más allá de la “capacidad”. Uno de mis blogueros favoritos que escribe sobre las organizaciones sin fines de lucro se trata del tema de la jerga que se usa mucho en nuestro campo aquí y acá. Actualmente no me gusta el término “capacidad” (capacity en inglés) y “desarrollar capacidades” debido al uso excesivo y la falta de especificidad de los términos. En nuestro último plan de acción de la comunidad, había un cambio específico relacionado a la idea de “desarrollar y ejercer capacidades” y muchas veces hay conversaciones en nuestro trabajo que se tratan de evaluar la “capacidad” de una organización o individuo de poder hacer algo. Una vez dije a un grupo que hablaba español “él no tiene la capacidad de facilitar este grupo.” Con una intérprete como intermediaria, una de los miembros me aseguró que por supuesto esta persona tenía la capacidad de facilitar el grupo. Lo que quería decir yo fue que él no tenía el tiempo ni los recursos de encargarse del trabajo, pero lo que ella escuchó fue que yo hubiera dicho que él no tenía los talentos, habilidades o conocimiento que se necesitaba. En vez de depender de la jerga, mejor que seamos concretos. Con este fin, en vez de desarrollar “capacidad”, nuestro nuevo cambio específico pretende desarrollar el “conocimiento, liderazgo y poder de la comunidad”.

Abordar los temas de raza y la economía. Cuando hablamos de las injusticias en salud y la brecha de siete años de la expectativa de vida que existe en Long Beach, no se puede evitar hablar de las raíces de estas desigualdades en los sistemas políticos y económicos que promueven las injusticias raciales. Donde el plan de acción de la comunidad anterior muy poco mencionó explícitamente la raza, el nuevo plan enfatiza mejorar “las prácticas de los sistemas de la política pública y de los sistemas para que se enfoque en la equidad en raza y en salud en el desarrollo de políticas.” También nombra específicamente la eliminación de las disparidades raciales en el sistema de la justicia criminal y las prácticas de disciplina escolar.

También agregamos un cambio específico sobre la “inclusión económica” aunque nuestro patrocinador primario, The California Endowment, no financia muchas de estas estrategias. Las estrategias económicas son parte de nuestro plan porque sabemos que son una parte crucial para nuestra salud y bienestar en la comunidad, y mucho de nuestras organizaciones colaboradores ya están trabajando en ciertos aspectos de esto. Además, pensando en nuestro trabajo más allá del financiamiento de The California Endowment para la iniciativa de 10 años de Building Healthy Communities en Long Beach, es importante que se nombren las prioridades de nuestra comunidad sin importar si hay fondos o no.

Expandir las definiciones de seguridad y justicia. En nuestro último plan, dijimos que queríamos “prevenir la violencia” Esta vez estamos hablando de la “reforma de justicia” y “comunidades seguras y justas”. En los últimos tres años se ha desarrollado mucho nuestra manera de pensar sobre estos temas. Queremos enfocar en expandir la conversación acerca de la seguridad para temas más allá de la policía y encarcelación, como “prioridades de financiamiento basadas en la comunidad e orientadas a la prevención, que incluyen la salud mental, el abuso de drogas, el desarrollo de los jóvenes y trabajos.” Nuestro plan también enfatiza el trabajo informado por la trauma y desarrollo de liderazgo y organización sobre las definiciones comunitarias de la seguridad en nuestros vecindarios y entre las personas regresando de la cárcel o prisión.

Conectar a los temas. Como nuestro equipo de la actualización del plan de acción de la comunidad sintetizó las ideas de los miembros de los grupos de trabajo, el comité directivo y otros en la comunidad, nos dimos cuenta que era necesario emparejar y conectar ciertos cambios específicos del plan de acción de la comunidad a otros. Por ejemplo, representantes del trabajo de jóvenes y organización de padres se juntaron para trabajar en sus cambios y estrategias. La organización de padres nos anima mucho porque es un aspecto emergente de nuestro trabajo y aunque los padres y los jóvenes muchas veces enfocan en aspectos diferentes del ambiente y los prácticas escolares, es inspirante ver donde pueden apoyarse uno a otro. De manera parecida, las personas trabajando en la salud medioambiental y el uso del suelo de los vecindarios trabajaron en lenguaje compartido y estrategias colectivas para informar a su trabajo y colaboraciones para adelante.

Por supuesto, esto es el trabajo que hacemos dia tras día, no sólamente durante una actualización de un plan. Estamos constantemente haciendo conexiones entre los temas en que trabajamos: la conexión entre la vivienda, la educación y la seguridad, por ejemplo.

Hay una citación que muchas veces viene a mi mente – algo que un activista basado en Los Ángeles (quien ahora se ha fallecido) dijo en un documental que escuché hace 15 años: “Un activista, creo, tiene que ser la persona que salga de un enfoque limitado de un sólo tema y conecte con personas en la lucha más grande”. Las palabras de Don White recalcan para mi el poder de la iniciativa de Building Healthy Communities. No estamos sólos en nuestros rincones — nuestras luchas para la dignidad y justicia alcanzan más de un sólo tema o identidad.

Lea el plan de acción de la comunidad completo en inglés y español, además de un resumen de los cambios específicos aquí.

Dr. Christine E. Petit sirve como Directora Ejecutiva de Building Healthy Communities: Long Beach, que es parte del esfuerzo estatal de The California Endowment para mejorar los resultados de salud a través de la participación comunitaria y los cambios de políticas. Ella también sirve como presidenta de la Junta de Salud y Servicios Humanos de la Ciudad de Long Beach. Christine también es la co-fundadora del Long Beach Time Exchange – una comunidad de la banca del tiempo basada en la idea que todos en Long Beach tienen algo para contribuir a nuestra ciudad. Christine tiene su doctorado en la sociología con énfasis en el cambio social y la desigualdad de raza y clase.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *





Translate »